El viento precede a todas las enfermedades de origen externo

¿Quieres compartirlo?

¿Y qué significa? El viento en la naturaleza es como la energía en el cuerpo, existe en todas las estaciones. Podemos encontrar un ataque de viento en primavera, verano, otoño o invierno.

El viento es de naturaleza yang, tiene la capacidad de abrir los poros y espacios. Podríamos decir que es como un ladrón que abre las puertas y ventanas para que otros ladrones puedan entrar en la casa.

Cuando hablamos de: ataque de viento-frío, ataque de viento-calor, ataque de viento-sequedad y ataque de viento-humedad, en realidad estamos hablando de: ataque de frío externo, ataque de calor externo, ataque de sequedad externa y ataque de humedad externa.

La Medicina China utiliza la palabra «viento» como nombre genérico para designar cualquier ataque exterior.

Por ejemplo, en un ataque de viento-frío, en muchas ocasiones no hay viento, sólo hay frío, pero facilita el ataque de otras energías, al abrir los poros y dejar que entre la energía perversa.

El viento sopla, circula, es cambiante, por eso sus síntomas tienden a ser migratorios y a cambiar rápidamente en su curso.

Con frecuencia se asocia con trastornos agudos, enfermedades como alergias, inflamaciones, infecciones, y otros trastornos que involucran al movimiento como temblores, tics, espasmos musculares, parálisis,…

Por eso decimos que el viento es el precursor de todas las energías.

Li Zhi Xin
Co-Director y Profesor de la Escuela
Li Ping de Acupuntura y MTC
Catedrático de la World Federation of Chinese Medicine Societies (WFCMS)